La API de Play Integrity te ayuda a proteger tus apps y juegos de interacciones potencialmente peligrosas y fraudulentas, como trampas y acceso no autorizado. Eso te permite tomar medidas adecuadas para reducir los ataques y abusos, como fraudes, trampas y accesos no autorizados.
Determina si estás interactuando con un objeto binario sin modificar que Google Play reconoce.
Determina si la cuenta de usuario actual adquirió la app o el juego de forma legítima, por ejemplo, mediante la instalación o el pago desde Google Play.
Determina si tu app se ejecuta en un dispositivo Android conocido y sin modificar con la tecnología de los Servicios de Google Play.

Cuando el usuario ejecuta una transacción definida por una app o un juego, tu servidor le indica al código del cliente que invoque la solicitud a la API de Play Integrity con su ID. El servidor de Play muestra una respuesta encriptada que contiene ese ID junto con un veredicto de integridad. Luego, tu app reenvía esa respuesta al servidor para que se verifique. El servidor puede decidir qué debe hacer tu app o juego a continuación.